Share: 

Other language versions  

James Gleeson

James Gleeson (nacido el 22 de Noviembre de 1915, fallece el 20 de Octubre de 2008) es el artista más destacado del surrealismo australiano, conocido ampliamente como el “padre del surrealismo australiano”. Sus series de pinturas surrealistas son orgánicas, apocalípticas y monumentales, y además, fue un renombrado poeta, escritor, curador y crítico. Jugó un rol preponderante en la escena artística australiana, lo cual incluye su trabajo en el consejo de la Galería Nacional de Australia y su ayuda para reunir las colecciones de la nueva Galería Nacional del mismo país, que abrió sus puertas en Canberra en 1982.

A los 11 años, Gleeson aprendió a usar la pintura al óleo gracias a su tía, Doris McPherson, una artista amateur consumada. Luego asistió a una escuela de arte “East Sydney Technical College”, y se hizo profesor.

Su primera exhibición fue parte de una exhibición de estudiantes del “Sydney Teachers College”, donde expuso su “Ciudad en una lengua” en 1938. Luego continuó creando hasta su muerte, incluyendo en sus obras temáticas de la pintura heroica y de la mitología clásica mientras permanecía fiel a sus raíces surrealistas.

Surrealismo

La fascinación de Gleeson con el floreciente movimiento surrealista comenzó en la década de los 30 y creció cuando en la siguiente década viajó a Europa, donde pudo observar de primera fuente el trabajo de Salvador Dalí y de Giorgio de Chirico. En este tiempo también se volvió asiduo a los escritos de Sigmund Freud y Carl Jung, la mayor influencia intelectual en su arte.

De vuelta en Australia, Gleeson se unió a la “Experimental Contemporary Art Society”, y sus trabajos comenzaron a incluir figuras desnudas – a menudo hombres – de pie sobre un fondo de imágenes psicodélicas turbulentas, el cual se asemeja a mares revueltos luchando con cielos aún más revueltos.

Influencias clásicas

Gleeson planteaba: “Siempre he dibujado lo oscuro, lo menos lógico, el ethos más misterioso de artistas del norte de Europa como Bosch, Bruegel, Guenewald o Altdorfer. Los suyos eran mundos en los cuales el hombre no era para nada la medida de todas las cosas, sino sólo parte de las fuerzas turbulentas y violentas de la naturaleza. En Italia, encontré sin embargo una perspectiva nueva. El hombre siempre era el centro de atención, la medida de todas las cosas, tal como Platón escribió. En esta visión de mundo clásica o neo platónica, el hombre fue creado a la imagen de Dios, o los dioses fueron concebidos a la imagen del hombre y y en torno a la noción de perfectibilidad humana, en el sentido de que está implícito que un ser humano puede ser semejante a un Dios”.

En los años 50 y 60 comenzó a explorar una perspectiva más simbólica. En ésta época fue creando crecientemente composiciones psicodélicas usando la técnica surrealista de la “decalcomanía en los fondos, para dar la impresión de un paisaje, y finalizaba agregando un ser humano desnudo pintado meticulosamente en primer plano. Muchas de sus pinturas tienen trasfondos homosexuales, reflejo de la propia sexualidad de Gleeson. Las ideas de estas composiciones llevaron al autor al collage, con su serie “Locus Solus”, la cual es un robusto conjunto de trabajos en el cual incluyó trozos de fotografías, ilustraciones de revistas, diagramas y líneas de poesía visionaria en un contexto de charcas abstractas de tinta.

“Inscape”, paisajes internos

Desde los 70 realizó generalmente pinturas a gran escala, siguiendo la tendencia surrealista de “Inscape”, asociada al pintor surrealista chileno Roberto Matta. Gleeson pintaba paisajes que aparentaban rocas en la costa del mar, pero al observar con atención, estas formaciones geológicas estaban constituidas por infinidad de moluscos y amenazantes crustáceos. Manteniéndose fiel a los principios Freudianos del surrealismo, estas composiciones grotescamente pesadillezcas simbolizan el funcionamiento interno de la mente humana. Denominados por el artista “Psychoscapes” (paisajes psíquicos) muestran al aire, la tierra y el agua como una sola cosa, aludiendo directamente al punto de contacto entre la mente consiente, subconsciente e inconsciente.

Los trabajos posteriores de Gleeson van dejando progresivamente de incluir la forma humana. Esta es representada sólo de forma sutil: un brazo, una mano o simplemente un ojo. “Las transformaciones… están por todos lados en las pinturas; son parte del vocabulario mórfico que incluye además una amalgama de partes biomórficas y mecánicas, cada una con su tipo especializado de energía comprimido en un mismo instinto”. Gleeson agrega: “… son intentos de mostrar que el mundo que captamos con nuestros sentidos no es la verdad total de la realidad”.

Reconocimiento oficial

En el 2003, la “Art Gallery of New South Wales” exhibió pinturas y dibujos de Gleeson. Su retrospectiva del 2004 – 2005 denominada “Beyond the Screen of Sight” incluyó 120 pinturas y fue exhibida en Melbourne y Canberra. En septiembre de 2007, donó la colección más grande de surrealismo australiano a la “National Gallery of Australia”. Su trabajo ha sido incluido en todas las colecciones mayores de este país, numerosas colecciones regionales o universitarias y colecciones privadas o corporativas.

DonateDonate to the Fantastic Visions project.

 

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

Featured Artist Peter Gric